es 9:00 - 18:00 (UTC -3)
es 9:00 - 18:00 (UTC -3)

El poder del lenguaje en los negocios

Si preguntáramos a las personas cuáles son los principales conceptos y conocimientos necesarios para el ámbito de los negocios, la mayoría daría ejemplos que se repetirían bastante, como planificación, ética y visión estratégica, marketing, entre otros. Pero hay un aspecto realmente importante que, a pesar de su relevancia, no son pocas las veces que queda en el olvido, en la mente de muchos. Lo peor es que no solo queda en el olvido en la mente, sino también que muchos se olvidan que es verdaderamente imprescindible en la práctica. ¿Ya te pusiste a pensar cuánto puede influir el lenguaje en los negocios? Aprende con nosotros cuál es el poder del lenguaje en los negocios.

El lenguaje tiene mucho más importancia de la que nos podemos imaginar. Y no solamente en áreas específicas que, necesariamente, dependen del lenguaje. Porque, en definitiva, existe todo aquello que se puede expresar por medio de la lengua. Eso quiere decir que la existencia de cualquier cosa, incluso de algo inventado, es posible gracias a que lingüísticamente puede ser dicho. Así, podemos ir tomando consciencia de la dimensión que abarca el poder del lenguaje. Entonces, ¿por qué esa realidad no afectaría a los negocios? Y no solamente por la razón obvia de su existencia, sino también por las funciones imprescindibles de la lengua, para alcanzar los resultados esperados, sea en el tipo de negocio que sea.

¿Cuál es el poder del lenguaje?

El lenguaje tiene mucho poder y, dependiendo de lo que queramos conseguir, podremos utilizarlo para llegar a eso. Una de las funciones que cabe, casi en su totalidad, al lenguaje es el hecho del convencimiento. Claro que hay varias maneras de convencer a las personas de una idea o incluso de la compra de un producto, como en el caso de los afiliados. Pero, sin duda, la mayor arma con poder de convencimiento que tenemos es la lengua. ¿De qué manera crees que logras convencer a alguien de algo que quieres o crees? Exactamente, por medio de las palabras. Como mencionamos en otra publicación, una parte importante es todo lo que incluye los gráficos, es decir, dibujos, animaciones, colores, etc. Pues muchas veces, el mensaje se da en forma de imágenes, o estas complementan el sentido de lo que se quiere comunicar. Pero no todos los tipos de contenido funcionan con gráficas, por eso, nada como la herramienta verbal. Al final, la gama de posibilidades verbales es tan grande que no podemos prescindir de ella. ¿Has sentido decir que el ser humano puede lograr cualquier cosa que se proponga por medio del lenguaje? Eso mismo, ¿pero cómo?

Entonces, el lenguaje permite que alcances todo lo que deseas, ya que es la mayor herramienta de poder. Es suficiente con que las personas utilicen dos operaciones básicas, pero imprescindibles, para darle forma a un mensaje. Esto es, la selección y la combinación. El efecto que el mensaje provoca está en las palabras que se eligen y en cómo se las combina.

¿Existe el arte de negociar?

Si reflexionamos en el proceso de negociación, veremos que, debido a que son necesarios aspectos y características fundamentales, podemos hablar que negociar es casi un arte. Arte por medio del cual las partes involucradas buscan llegar a un acuerdo.

¿Pero eso significa que la negociación es una actividad llevada a cabo únicamente por algunas personas, con una determinada formación y una cierta profesión? Claro que no. Lejos de lo que podemos imaginar, todos negociamos permanentemente; sea en el ámbito de los negocios o de la vida personal, necesitamos negociar. Y, para eso, tenemos que cumplir algunos requisitos o, como mínimo, poseer algunas habilidades. Las principales, sin ninguna duda, son referentes al lenguaje. El factor principal de cualquier negociación, más que cualquier otro ingrediente, es el lenguaje. Normalmente, pensamos que el secreto está en lo que tenemos para ofrecer, es decir, en la propuesta propiamente dicha, pero, la mayoría de las veces, lo más relevante es el modo de hacer la propuesta. Y el modo, quieras o no, está determinado por el uso del lenguaje.

Las palabras son todo. Si sabes cuáles utilizar, cómo y cuándo, cualquier negociación puede terminar en un acuerdo favorable. Entonces, ¿podemos pensar en la negociación como un verdadero arte del lenguaje? Claro que sí, pues será de él que dependerá, en gran medida, el éxito de cerrar  un acuerdo.

¿Creías que los negocios solo eran cuestión de marketing, cálculos y estrategias económicas? Te equivocaste. También es necesario dominar lenguaje, idioma y reglas de escritura y discurso oral. ¿Cómo estás con esos asuntos? Piensa bien en el poder del lenguaje en los negocios, porque tus acuerdos dependerán de eso.

SI TODAVÍA NO TRABAJAS CON NOSOTROS, NO LO DUDES MÁS. ¡REGÍSTRATE AHORA!