pt-bres 9:00 - 18:00 (UTC -3)
pt-bres 9:00 - 18:00 (UTC -3)

Afiliado: una nueva profesión

Hoy vamos a intentar entender cuál fue el proceso de de evolución que ha sufrido la afiliación, con el paso del tiempo. Bueno, hablamos de tiempo, pero, en realidad, desde la creación del primer programa de afiliados, en 1996, hasta los días de hoy, no es un período de tiempo muy extenso. Sin embargo, en esos años, ocurrieron muchos cambios que le fueron dando forma a lo que conocemos como una verdadera profesión.

El proceso de evolución

Si pudiéramos volver en el tiempo, observaríamos que el hecho de no tener una formación determinada, como antes se pensaba, es un verdadero mito. Hoy entendemos que hay muchos conceptos y herramientas imprescindibles en esta área que, por lo tanto, para tener éxito es necesario entender ciertas materias y tener experiencia en ellas.

El mundo online y su cobertura fue creciendo mucho, tal vez, más de lo que se podía imaginar. Y eso fue toda una secuencia de acontecimientos. Una cosa fue llevando a otra. Al crecer las redes sociales, aumentó la cantidad de personas que se adhirieron a ellas. Al tener cada vez más adeptos, pasó que todas esas personas empezaron a dejar de lado antiguos métodos de comunicación e información. Con todo eso, las empresas fueron observando que era necesario cambiar el método de promoción de sus productos y servicios, para otros con mayor alcance.

La respuesta era obvia. Las ofertas tenían que estar presentes en los lugares más visitados por las personas, para lograr una mayor visualización. ¿Y cuál era el lugar perfecto? ¡Correcto! Las redes sociales, sitios web, blogs y canales de YouTube. ¿Pero cómo harían las diferentes empresas para marcar presencia en todos esos lugares? ¿Cómo dominar y controlar lo que iba pasando en el mundo online, al mismo tiempo de encargarse del negocio principal? Claramente, tenía que haber alguien que se encargara de promocionar el producto en los nuevos medios masivos para no perder clientes y, principalmente, traer potenciales clientes. En un principio, no había afiliados, tal como los conocemos hoy. Pero sí, personas que debían tener determinadas características; las principales, que les gustara mucho el ámbito de la Internet y que fueran creativas.

De la afición a la profesionalización

En aquellos tiempos, la afiliación era simplemente una actividad llevada a cabo por personas a las que les gustaba el mundo online y buscaban la manera de hacer algún dinero extra en él. O sea, aficionados haciendo aquello que les gustaba para recibir alguna recompensa.

Con la evolución de los sistemas y plataformas y con la complejidad del asunto, fue necesario formación, y no poca, para dominar la materia. A tal punto que hoy existen materias y cursos específicos para los afiliados. Entonces ¿será que nos podemos dedicar a esto sin una correcta formación? Realmente es difícil tener éxito como afiliado, sin dominar ciertos conceptos y herramientas. Pero nada que no se pueda aprender con facilidad. ¿Has oído hablar de redes sociales, Marketing digital y Copywriting, entre otros? Estos, y muchos más, son imprescindibles para que te vaya bien en este negocio.

Considerando que el mismo afiliado será el completo responsable por las comisiones que reciba, es importante que piense en adquirir herramientas y técnicas seguras y eficientes que garanticen un trabajo de calidad. Con eso no queremos decir que sea difícil ser un afiliado, todo lo contrario, es una profesión al alcance de cualquier persona. Lo que significa es que los afiliados tienen que considerar la posibilidad de capacitarse, estudiar, buscar informaciones, probar qué técnicas y herramientas funcionan mejor y tener conocimientos de Marketing, específicamente digital. Es decir, no conformarse con un conocimiento básico, creyendo que el mínimo esfuerzo es suficiente para alcanzar una cantidad interesante de clientes.

Otra parte de ese proceso de profesionalización muy interesante es el hecho de la importancia social que fueron ganando las profesiones referentes al mundo digital y online. Como cada vez es mayor la cantidad de trabajo que hay en este ámbito y las formaciones se han diversificado mucho, los afiliados tienen mucho prestigio, en la actualidad. Porque hoy todo el mundo entiende la importancia de la función de ellos.

¿Cómo ser un gran afiliado?

Seguramente, ya has notado que trabajar de afiliado es la profesión del momento y del futuro. Pero ¿cómo ser un afiliado exitoso? Hay muchas pautas que se deben considerar para hacer un buen trabajo, que resulte en el aumento de las ganancias de la marca y del propio afiliado. Entre ellas, hay algunas consideraciones que pueden ser muy positivas y nadie, que se dedique a este trabajo, debería olvidar.

A continuación, te dejamos algunos consejos:

  • aprende todo lo que puedas sobre plataformas, redes, blogs y técnicas de promoción.
  • Utiliza contenidos simples, prácticos y útiles para los usuarios.
  • Organiza y agenda correctamente tus horarios de trabajo y cantidad de horas que le vas a dedicar a esa tarea específica, aun no dependiendo de una estructura determinada por un tercero.
  • Conoce tu público objetivo, sus intereses y elabora estrategias específicas, de acuerdo a sus necesidades.
  • Mantente actualizado en cuanto a herramientas, para generar una buena experiencia en los clientes.
  • Trabaja con seriedad y responsabilidad.
  • Divulga materiales online y offline.
  • Escribe artículos contando las ventajas del producto y crea videos informativos y educativos, para atraer a más personas.
  • Dedica tiempo para buscar informaciones útiles.
  • Infórmate lo máximo posible sobre el funcionamiento de los programas de afiliados.

Además de esos consejos, algo que no puedes olvidar es que todo es parte de un proceso que lleva su tiempo. Por lo que es normal que un afiliado comience y, por algún período, tenga bastante trabajo, pruebas de ensayo y error, y búsqueda de datos e informaciones que lo obliguen a hacer cambios en las estrategias y técnicas, hasta ver un resultado positivo. Eso quiere decir que dos habilidades personales imprescindibles en un afiliado son la paciencia y la persistencia. Porque, como todo buen negocio, para llegar a ser bueno y generar ganancias, se debe pasar por varias etapas previas.

¿Qué te está pareciendo la profesión del momento? Si todavía no te aventuraste en este negocio, quizás, estés en el momento de desafiar tu capacidad creativa y ganar dinero con un programa de afiliados. ¡Conviértete en un afiliado AHORA!